Arquitectura

No he sido, hasta ahora, capaz de escribir un relato. Y hoy tampoco lo haré.

No es terrible dejar las cosas a medias, no entiendo por qué gritas cuando ves que me voy. Si me voy, quedará de mí lo que a ti más te gusta: el vacío.

Porque lo que hace que sea lo que soy, es el espacio vacío que ocupo. Podría estar en cualquier otro sitio, colmando cualquier otro hueco. Pero a ti te calma que llene el que te concierne, lo que no eres… con el espacio que ocupo.

No te preocupa en absoluto, ni debería importante, que no sea más que un esbozo, mi cuerpo. Y por más que lo mires, no será nunca más que eso, sólo, un esbozo. Pero eso tú no lo sabes, ni lo debes saber. Qué más da; por supuesto lo único que importa es el espacio que lleno.

Existo por dentro y, por fuera, estoy. Lo imprescindible es estar, no moverse mucho, no romper el equilibrio de las cosas que, a mi alrededor, también están.

Si te meneas más de la cuenta puedes interferir en los espacios que otras personas ocupan y éstas se verán, a su vez, obligadas a moverse hacia otros huecos. ¡Qué hecatombe, si esto sucede! Serían todo cosas a medias, intervalos, transiciones sin decoro, imagina qué anarquía de volúmenes.

Ahora estudio en la universidad más prestigiosa de la ciudad, estudio arquitectura. Diseño los espacios que deben ser habitados, el peso y dimensiones que pueden soportar. Ahora soy aún más maniática con los modos de estar. No de existir, eso ya me da igual; en la universidad me han enseñado que da igual que tu habitáculo te haga justicia o no. Lo importante es el vacío, y eso será lo que eres. Nos han aleccionado para que aprendamos a estar sin molestar.

La gente de allí, es gente fantástica; son preciosos esbozos, la mayoría son escuetos, sus líneas no chirrían como solía hacerlo la gente del extrarradio.

Caminamos todos parecido, hemos aprendido a cuidar nuestros movimientos, el suelo que pisamos ha sido minuciosamente pensado para ser ocupado de una forma muy concreta y no como a uno le de la gana; eso sería un gesto terriblemente descortés, bien lo sabemos nosotros, que diseñamos los espacios para el resto de las personas.

No voy a escribir un relato, eso sería existir en exceso. Voy a, tan sólo, cuidar la longitud de las líneas que ocupo escribiendo, lo bonito es que no haya letras de más, ni puntos de menos, que esté todo en su justo lugar, como nos han enseñado en la universidad. Además, a mi no me molesta dejar las cosas a medias, no me molestan las cosas, no me importan en absoluto, al igual que a ti; siempre y cuando no deje vacío el vacío que debo, por una cuestión de justicia poética, ocupar.

.

Anuncios

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s