Serpentina

Hoy escribo con voz de serpentina, le escribo a la pólvora de tu cuerpo malva. Hoy te rezo y no me brotas, no saltas sobre mi pecho, sobre mi bazo de poeta, hoy no transcurres fascinante por mis escaleras, hoy ya no te espero a la hora de siempre.

Ahora soy un corazón carnívoro, de alma y hueso, de sed y vida.

Ahora me muevo sin que me veas, transparente como un espejismo, con el absoluto goce de una tormenta sin ley.

Traficando con el futuro, que es lo más valioso, vivo. Abrazando a la felicidad perpetua, como si de una estatua que se mueve se tratase, como la sombra y la forma, aprentándose en el mundo.

 

La belleza no es ni puede ser humana; la belleza está en aquello que, por no ser bello, se acaba.

 

 

.

Anuncios

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s