Vesania III

Esta vida blanda y posmoderna que me recorre, llena de carencias aguadas, de ningún valor poético, de ninguna carne próxima, pasa. Me conformo con la corriente que me confirma que existo, soy inercia pura, no cabe mérito ni diálogo interno con lo que per se no admite cambios. Y tú, tú eres inercia sin más.

Noto este hilo atravesando mi párpado, llega hasta el cuello y allí se pinza, muere no sé en qué dirección, no sé cuántos puntos de dolor genera. Palpar despacio es la solución a la mayoría de los problemas, ser paciente pero no precavido, asumir el riesgo de pellizcar una zona débil.

No estoy hablando de nada, la intimidad es absoluta, atraviesa los dormitorios y los grandes escenarios, las salas de dentista y las raves. El mundo está aquí, pinzando mi cuello, quiero que desaparezca. Entonces yo desaparecería, qué nada tan absurda.

Me siento errar en palabras de otro, tropiezo con las cosas como el dadaísmo; la vida pasa por el pasillo a todas horas, todos los días; nada más. No hay más metafísica que el ruido del vecino por la noche, para qué irme más lejos, teniendo a un piso lo desconocido. No pretendo restar importancia a la distancia, pero el tiempo se agota, el espacio permanece.

 

Anuncios

Publicado por

2 comentarios sobre “Vesania III”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s