Fucsia

Se queda siempre una palabra fucsia en mi boca, cuando va a salir a romperse contra tu cuerpo, es succionada por la apatía y me raspa la lengua al entrar de nuevo.

Noto en mi estómago todos los bichos de la tierra correr, sus pelos acarician los momentos en que más sola me siento, en este triángulo de masa efímera, en esta órbita de tiburones. No voy a morirme hasta verte escribir recto sobre esa mesa de plexiglás mojada, no queda otra opción, tallar en las hojas de las plantas verdes con pigmento, oscura hemoglobina; puedes visitar mis palmeras encrespadas, esperan con su carta de patrones alternos, hoy me define un color sucio. El agua va a seguir corriendo sobre cualquier capa, eres tan imprescindible como tragarse las palabras maleducadas, lo hago si prefiero proyectar una imagen desenfocada, los detalles son odiosos, los detalles son la plasta inoportuna del placer, contra un lienzo en blanco no hay cómo contraerse.


Me ha costado tragarme todo eso sin masticar.

Anuncios

Publicado por

5 comentarios sobre “Fucsia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s