Cultivar el lastre

Aquí, donde ya da igual la Tierra.

Tengo sentimientos como un ser humano anormal, soy la musa de nadie, me revientas.

La tristeza estaba triturada en el suelo, rodeada de sangre seca, llena de pasado; he disparado cientos de fotos a su cadáver, con orgullo, con maldad, me pervierte tanta fuerza.

De repente… ha metamorfoseado, ya no está donde la dejé extinguirse, la noto subida a mi espalda. Me da pánico asomarme al espejo y verla detrás de mis hombros, agarrada con fuerza, manchándome con su sangre reseca. Otra vez.

Me da pánico sentir que despacio me atraviesa la piel, que me roza y me raspa los órganos, que se mueve acomodándose. Lo que me hace por dentro no tiene nombre. Ni excusa. Ni fin.


Cultivar el lastre de dentro, abandonar el agujero, durar lo que dura un poema: no hay forma de desaparecer.

Anuncios

Publicado por

4 comentarios sobre “Cultivar el lastre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s