Me anula tu dedo corazón

Somos ex­-clavos en esta inmensidad de lascivia artística contenida en infraestructuras anulares. Nuestro cuerpo es un error gravitatorio; no deberíamos vernos, sólo vibrar, no deberíamos tocarnos, sólo pertenecer, no deberíamos doler, sólo acabarnos. Me colmas de arbitrariedad y necesito impavidez, pero observo desde abajo cómo cuelgan de ti diámetros de miedo dominante, sólo puedes darme confusión, oscilar entre dos exactitudes.

Eres un laberinto de frecuencias escasas, de realidad técnica y privacidad orgánica; y yo quiero ingravidez, frivolidad inmaterial. Esa intimidad penetrable que te excita no me seduce más que una eventualidad doméstica, prolongar la arquitectura corpórea es superávit de vulgaridad; me excita lo inexorable en el mundo, el último cruce entre mi fondo y tu figura.

Pero me conformo. Sólo te pido que, si estando entre tus dedos me deshago, guardes mis restos en un tupperware bonito.

Anuncios

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s