Teoría sobre el tungsteno


Es en esta absurda teoría sobre el tungsteno donde siento pánico por tu perfil, te siento tan amplio, tan eterno que percibo mi cuerpo como un lastre para tu velocidad que desintegra.

No podría quererte nunca, no te perdonaría que me quisieras tú a mi, tan poca cosa, tan suave y rosa contra tus tubos del color de lo inmediato.

Sin embargo, no quiero dejar de mirar dónde se posan tus ojos, dónde se acuestan tus manos, siempre que no sea sobre mi; no quiero perderme un segundo de ese infinito que te recorre por dentro.  Me marean tus papilas digitales, tu sudor de regaliz, me fascinan tus ritmos existenciales y tus cuerdas antagónicas.

Eres mitad irrepetible, mitad cíclico, un limón por exprimir. No puedo perderme el reguero de ese insecto que te habita, siempre y cuando no se pose sobre mi. Dame paz, brillo y extracto; deja que sujete tus espejos, que calque en ellos tus movimientos febriles. Déjame que te quiera de lejos, donde no puedan llegar tus sentimientos.

Anuncios

Publicado por

Un comentario sobre “Teoría sobre el tungsteno”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s