Hierba y polvo

Somos esclavos de lo que nos vaya a pasar, de las sirenas apagadas en un océano de luz tungsteno, somos esclavos de la Tierra emanando albas y anocheceres, de las flores eyaculando polen amarillo; somos los colores del cielo mezclado con la sal, de las olas corporales del planeta tibio, de la cáscara sentimental, ambigua, intacta, de la esencia ambarina de por vida, del pétalo especular de un bosque lleno de perennidad.

Ancestral como un dragón de uvas amoratadas, como un hilo colgando de un árbol espacial, somos, la tela estelar que se teje de una luz a la siguiente oscuridad, somos coordenadas naturales a punto de estallar contra la masa. Nos retorcemos sórdidos sobre el carácter natural del tiempo, sobre el ciclo matinal del sol mirando hacia la luna, sobre la estela circular de las hojas encendidas en los troncos de la batalla terráquea.

Somos mañana, sol y ojos y astillas y metal cromado, somos pastillas de colores y hierba y polvo de arena en forma de nube pulmonar.

El tiempo es ahora un peligro amaneciendo, nosotros los hombres que tratamos de detenerlo, el cambio negativo del lado positivo del globo ocular del universo que mira hacia la eternidad.

Anuncios

Publicado por

6 comentarios sobre “Hierba y polvo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s