Poema tibio


Antes, siempre, encima, detrás de ti todo ocurre dañino,

blanco, perfecto y purpúreo y sin ganas

y con dolor seco y poroso, ocurre.

Y yo muevo, balanceo, sin causa, con desatino

y miedo y con pausas prolongadas de silencio tibio y roto,

mis manos hacia ti,

tan lejano y alborotado, tan feliz lejos,

tan tonto allí y no aquí ni ahora ni nunca,

ni siquiera mañana.

Todo sucede de esta misma manera, esta manera tonta,

burda y demasiado densa y poco brillante

y nada breve y menos mágica.

Y entonces pasa el tiempo, pasa por dentro

de mi y por ti no pasa ni una sola de mis horas,

no me ves ni me respiras

y entonces no estoy, ni sucedo, ni soy,

ni puedo morir tampoco,

y no te duele ni despierta, ni te aterra

ni te gusta nada ni nadie de mis adentros,

así sólo levito en un plano de existencia,

de ser sin ser, finito, en la palabra potencia,

para siempre, hasta nunca,

como cualquier otro mito.

 

 

 

 

Anuncios

Publicado por

4 comentarios sobre “Poema tibio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s