Revés continuado


Parecen, tus ojos, vientres lentamente estallados contra la nada, evidentes orquídeas muriendo un viernes a la sombra. Penetras, sin predilección, mis ramas colocadas aleatorias sobre el mundo. No hay sensación, ni cuestión, ni dibujo, ni motivo. No hay potencia fiel o social que pueda fermentar estos dos cuerpos permanentes en uno solo.

Expresas tus cortezas polémicas sobre mi, me haces necesariamente extraña y vulgar y dócil; me obligas a perderme en tu isla tranquila de botellas y pelo barato, de audaces piezas en peligro de extinción etérea, y a no volver al mundo pegajosamente llano, democrático, ferviente y burdo.

Llevas horas lamiendo mis luces, cocinando una otredad que entregarme, que hacer mía, para ser yo ahora nadie, un revés continuado de tu sábana de suavidad ausente y presencia estrambótica.

Cruzar tu asimetría es un baño de veneno, de incertidumbre y alivio. En ese orden, a tus órdenes.

 

Anuncios

Publicado por

4 comentarios sobre “Revés continuado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s