Intersección, saliva y grafema


He diseñado hasta la última de tus conexiones, y ninguna roza conmigo, he rebañado cada hueco intrascendente de esa oda que es tu mente para sacarme a ostias de allí. No quiero estar ni padecer, no quiero ser una densidad en tu espacio de niñez adulta, me asusta que me retengas aún en ese ciclo vicioso de cosas que han ocurrido, me asusta estar a la misma altura que el día de tu comunión, que el día que perdiste la virginidad o a un ser querido. No puedo ni me permito significar, no habría brevedad que me saciase y en la eternidad no creo. No voy a brotarte otra vez, ni a ser un pensamiento; he descompuesto hasta las palabras que te recuerdan a mi: intersección, saliva y grafema. Porque no quiero que me palpes en este hilo temporal que me queda en otras lenguas, ni que sientas tú mi cuerpo aún paseando por tus sitios perfectos y nuevos.

Anuncios

Publicado por

5 comentarios sobre “Intersección, saliva y grafema”

  1. Si las orquídeas hablasen (color no les falta) muy posiblemente lo harían como tú, con la lúcida tersura de sus pétalos y el filo cortante de la lengua. Qué diferencia tan brutal entre ser y estar en la intersección del padecer.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s