Líquido habitual


Un dolor azul me atraviesa desde el nacimiento, sus raíces han tallado un odio por los lugares salvajes que me hicieron llorar; escuché bocas naciendo de la nada y fueron martes infinitos lo que traían sus salivas. Y también vi florecer las picaduras del vacío sobre las mejores carnes, sobre paredes se secaban los líquidos habituales de una vida absurda y vanguardista. El equilibro se vistió de adulto sin arte ni tristeza, y vi los ojos lejanos del asombro infantil cerrándose hacia una sombra más oscura que el resto de nuestros miedos. Y el pelo se invadió de rectas, y de ausencia los juguetes y me sentí cerca del gusto por las pecas transitorias; enredé y odié de forma empírica el sexo, la lluvia y los cuerpos comprometidos. Y, a favor de la quietud y del sufrimiento vacuo, firmé donde el tiempo duele y se encoge hacia el descanso.

Y en la atlántica tolerancia por el paso ambiguo del día, transitaron ausencias, medicamentos y ciclos. Y allí donde la levedad mental se bajaba esas bragas hechas de flores, encontré un trozo de vicio que condujo con transparencia, hacia el alivio, el dolor azul de aquel día.

 

Anuncios

Publicado por

7 comentarios sobre “Líquido habitual”

    1. A decir verdad, hará casi un mes empecé con una historia, no sabría como llamarla, y escribí un bien tocho, pero… siempre me quedo pululando en los colores, ya lo sabes.
      Gracias por lo de tiernos y orgánicos, creo que lo entiendes muy bien, besos de hoja.

      Le gusta a 1 persona

  1. Blue is the color of my soul
    Bad times breaking up my lifeline
    Now my days are overcast and
    I can’t seem to find my way upon this lonely road
    I believe that before too long
    all my sorrows will be overcome
    I don’t know but I’ve been told
    You ain’t worth much
    when you’re blood is cold

    Parece que Graveyard lo ha escrito pensando en ti.

    Le gusta a 1 persona

  2. Semanas atrás he visto ese color en el filo cortante del hielo antes de caer y hundirse en el ultramar y el cobalto. Pero al leerte hoy, he visto a una niña que sabiamente lo mezcla ese color con el amarillo de las trompetas para finalmente digerirlo el vientre tierno de las vacas.
    Ese azul que duele lo percibo atlántico tan capaz de evocar ausencias y carencias en el tiempo.

    Le gusta a 1 persona

    1. A todo hemos de echarle unas gotas amarillas porque bien es sabido que este color empuja las cosas hacia arriba, desentierra a los muertos y limpia el hartazgo. Ojalá fuese capaz de hacerlo siempre y con todo, pero a veces el ultramar y el cobalto engullen como una ballena eterna.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s