Cítricos sin resolver

Odio las cosas de carne insustanciales, con su enfermedad  y su niñez; y que restriegues tus esporas de naftalina sobre mi piel de almíbar rancio. Odio que me sientas como a una abeja reina bailando un vals desnuda, no me sacia tu encuentro fortuito con mi cuerpo, ni me encanta tu brisa volumétrica, hace frío en esa sangre tuya que comparto por error. Si me quisieras profundo y con miedo, como a un bosque, si quisieses ser un prado salvaje en mi alma sin depilar… Pero quieres cítricos y penas sin resolver, y placentas inacabadas y yo voy vestida de dolor y supuro entre la hiedra; ya siento mi piel lejana y no puedo hacer nada contra esta distancia que nos genera, a nosotros, en sus extremos.

Será que hay que apagar la luz para extinguirnos, sin remedio, el uno del otro.

 

Anuncios

Publicado por

3 comentarios sobre “Cítricos sin resolver”

  1. Veo digestión, es como una gestación de una bola de pelo dolorosa que sabes que saldrá un día irremisiblemente, pero que aún obliga a meter almax en vena. Huelo como a momentos de trabajo sin freno para asfaltar los socavones internos, a quemazón, a tirita sentimental y al yodo mientras cura. Llámame raro.
    De la técnica, o de cómo pintas orgánicamente líquidos espesos u olores, ya te hablo otro rato. Chapó.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s