Tres tristes niños

Tres tristes niños miran bajo las faldas, caminan hechos de proteína y botellas; la peor epidemia es la mierda de paloma contra pinturas metalizadas. Los niños gritan a sus madres, papá vende aspiradoras. Hay altos puentes en la M30 donde llorar. Jesús recién nacido pide monedas en la puerta de Mercadona. Hay un humo denso que extirpa la escasa lucidez de la adolescencia; abundan las raíces literarias muertas, prefieren la tragedia. Se columpian entre gestos vulgares, se castigan por su raza.

Tres tristes niños celebran el vidrio vacío y la sombra de los zapatos caros; llevan cuero y galletas, y la elemental cortesía de un barrio oscuro. Arquitectos de crueldad y ritmos, colores poco religiosos. Hay un colegio refinado enfrente, tiran piedras, reina el pesimismo.

Los niños miran bajo las faldas y ven siempre lo mismo.

 

 

Anuncios

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s