Manías fonéticas


Oigo voces calientes al final de los pasillos, con sus cárnicos timbres adultos; y siento frente a ellas que mi cuerpo es una obra inacabada. Estas voces quieren conocerme por debajo antes que por dentro, quieren sonar en bocas nuevas. Rozo todos los surcos naranjas que puedo antes de acercarme a ellas, pensando que quizás alguna sea un cuerpo sobre el que yo pueda caer. Se despliegan todos mis dolores amarillos, terráqueos, y los padezco con una estúpida esperanza propia de la niñez.

Es anís, es eterno, es orgánico y me odia; mi voz nunca se escucha entre todas estas enormes y aceleradas oraciones, mi paladar lento no tiene espacio ni tiempo, se descuelgan los impulsos violentos de su estructura infantil. Pero es que, sin remedio, me trago estas fonéticas manías de ocurrir.

 

Anuncios

Publicado por

3 comentarios sobre “Manías fonéticas”

  1. Me llega trémulo, reivindicando la belleza de una planta de interior, quejosa de que el sonido más grave sólo se fije en sus pétalos de tonalidades vivas, obviando lo que es la esencia de lo humano. Gente versus personas; hay superpoblación de ‘superficies’, eso ya lo sabes. Como siempre, una prosa exquisita desde donde sea, crisis, tristeza, o nerviosismo, de ese resto de pubertad que aún te pinta las espaldas. Cada vez, mejor. Great. 🍃🐛

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s