niño

2017-01-06-02-13-45-1-1


Imagino el olor de tu ropa sin planchar, aún áspera y seca, y tu cuerpo desnudo debajo, moviéndose con la granate naturalidad del tiempo que se curva; imagino el grosor de tus ojos al enfocar mi contorno sobre cualquier superficie rugosa. Imagino los valles de tu cara, tu longitud dormido; me gusta pensar que eres los modales por los que las madres castigan a sus hijos; antes o después tendré que confesar que lo que más me gusta de ti es tu nariz, respirando, y que me dan igual los días y la sangre y lo que escuece bajo el brillo. Imagino tus oídos escuchando jazz, tus papilas saboreando unos labios rápidos y blandos como un flan; e imagino tus manos tocándolo todo, paseando por la otredad de los objetos de las casas y las consultas  y las galerías. Te imagino como tú nunca te imaginarías, con ojos enormes de niño que apenas piensa, con tiempo de sobra, con ropa morada, mirando las piedras.

 

Anuncios

Publicado por

5 comentarios sobre “niño”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s