nuestras uñas

Processed with VSCO with p5 preset


Esta vacía forma de la muerte

que ocurre bajo cada algodón empapado en llanto,

llanto a cucharadas y una carencia irregular en las manos,

y un vestido naranja que ya no sonríe.

 

Cómo no vamos a gritar sin normas,

con este joven hambre que duele en todo el cuerpo,

sentimos las cuatro esquinas

de todos vuestros oscuros sentimientos de carne.

 

Hay cobre e hijos de la sombra

en estas calles profundas que no nos acompañan.

 

Y ante la tranquila existencia del horror,

nos agachamos leves a escondernos,

a llorar por lo descolorido de nuestras uñas.

 

forma y preludio

Processed with VSCO with a6 preset


Hondas fosas huecas de pintura y planta

habitan caracolas en la tierra seca,

grueso grano óseo, curva estalactita,

es recorrida por la hormiga de todo el universo.

 

Hay ruido en el insecto,

en la delicia colectiva,

hay una húmeda forma de desprendimiento,

un equilibrio en el cuerpo

y una mujer en la herida.

 

exquisito acto de soledad

IMG_2017-05-18_19_43_07_1


Vuelvo el olvido

hacia la sencillez de tus extensos ojos,

hacia la invariable luz

de ese cuerpo del que vienes.

 

Me dedico a tu sombra,

alrededor,

a deshacerme de tu organismo,

a des-ejecutar el movimiento

y desaparecer en la molécula.

 

Vuelvo el dolor a tu inmigrante desnudo en mi pausa,

a la inquietud de tu especie,

a la huella de tu mar sin método.

 

Te estudio como a la muerte un suicida,

porque sé que eres el siguiente nudo en la madera

y ya sin autonomía voy a reflejar tu oscuridad vacía;

voy a atravesarte hasta desaparecer

y que seas tú quién deba volver los ojos

hacia el olvido de extracción blanca,

de extraño espacio sin forma.

 

Y volver entonces,

tras el agujero,

a tenernos siempre,

a percibirnos nunca más,

a apreciar, sin volumen ni palabras,

la delgada forma del exquisito acto

de avanzar en soledad.

 

noche amarilla

2017-05-03 12.18.59 1-1


Hay una mosca en el pasado,

donde aún me resulta bonito

verte llorar de soledad.

 

La noche cuelga y se vuelve amarilla,

de pronto todas estas hojas secas

adquieren una violenta forma de estar quietas

rozando, con sus muertos tallos, mi pared.

 

Y me pregunto,

¿voy a sentirme así para siempre?

 

Sé que no quedan demasiados minutos

de esta sensación poco profunda,

quizás un par de olas más

y luego, como siempre, nada.

 

agua en el jarrón

2017-04-11 07.19.00 1


Hay un síntoma de muerte en esta casa,

puedo sentirlo como siento plantas sin vida en la sopa;

observo la mandarina y el sol,

los límites del balcón, las charcas.

 

Hay un extraño espacio templado y quieto,

lo más parecido al acto del pensamiento,

creo que es el agua del jarrón

que, sin mirarme, me mira.

 

Es un síntoma estallado

en una esquina de una habitación;

está sola, quieta,

está el agua,

la acción de estar también está

y ella sí me mira,

me hace sentir acompañada en este trozo de hogar vacío

desde el que puedo oler el laurel y la lejía en la cocina.

 

sola en la sombra

2017-03-05-10-23-25-2


Me siento, a mi propio paso, piel de mandarina, toda mi inteligencia queda a la fea sombra de un cuerpo y, ¿dónde voy a situar esta curva blanda?, ¿dónde voy a llevar a morir estas uñas y este pelo?

La única forma sin piel que conozco es la idea. La única idea que conozco proyecta soledad donde está mi cuerpo, que duele desde el nacimiento.

Y así me miro, sola en la sombra, seca en las cosas.

 

soy las tetas y el alma

2017-03-15 12.13.40 1


/autorretrato/

Cuando me enamoro siento moscas, y el resto del tiempo me siento la niña triste que sube la escalera; siento el dolor de las manzanas y las cortinas y, a menudo, quiero salir del verbo. Observo las cosas de las cosas y me admiro con el asco de la levedad y las flores. Siento el laurel y lloro ante el movimiento; estoy quieta en la ropa y me quiero con toda mi soledad. Soy en la sombra y en la sopa y desearía resumirme a luz y agua, pero no hay danza que me ampare. Soy el acto de sentarme en una silla, soy una cucharada, la leche y el pan; me espero en una mesa, me contengo en la biología. Me siento el insecto femenino de un jardín que nunca florece y, aún así, está lleno de flores.